quarta-feira, 9 de março de 2011

Quaresma, tempo de me deixar seduzir...

Sieger Koder

Me has seducido
Me has seducido, Señor, y me dejé seducir,
desde que aprendí tu nombre balbucido en familia.

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir
en cada nueva llamada que el alto mar me traía.

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir
hasta el confín de la tarde hasta el umbral de la muerte.

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir
en cada rostro de pobre que me gritaba tu rostro.

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir,
y en el desigual combate me has dominado, Señor,
y es bien tuya la victoria.

Me has seducido, Señor, y me dejé seducir
en un desigual comercio, y la victoria es bien nuestra.

Sem comentários: